El uso de máquinas electromecánicas de robótica industrial o por sistemas de computadoras está permitiendo la expansión de la automatización industrial

Las tecnologías digitales están causando una revolución de la industria 4.0: ¿quieres formar parte de este proceso? Entonces necesitas una formación especializada para estar a la altura de este momento histórico.

Máster en Mantenimiento Industrial es, sin lugar a dudas, la formación que estás buscando para conocer bien la automatización industrial: ¡descubre todos sus detalles en Mint!

 

¿Qué es la automatización industrial?

La automatización industrial permite que las máquinas y los ordenadores realicen las acciones que antes eran responsabilidad de los trabajadores. Es decir, los operarios humanos están siendo sustituidos por una máquina, un robot, un software o un ordenador.

“La automatización industrial es el uso de las tecnologías para la realización de tareas que, a priori, se consideraban repetitivas, de forma automática y con la mínima intervención del ser humano” Francisco Coll Morales, Automatización industrial.

Estos procesos están permitiendo mejorar la producción de las empresas, la distribución de las mercancías y la venta de los productos, porque las máquinas optimizan los tiempos y ajustan la producción de una forma más eficiente que los seres humanos. 

La automatización industrial es indispensable para la economía actual. Estamos en un momento histórico, en el que se están creando mercancías y productos de una mayor calidad en unos tiempos de fabricación menores, que serían impensables hace unas décadas.

Además, las máquinas se encargan de las tareas más monótonas, repetitivas y aburridas de la producción, que antes eran cosa de los operarios, lo que explica: la reducción de los tiempos de producción, las mejores condiciones laborales de los trabajadores, la reducción de las responsabilidades sobre los seres humanos, la bajada en la carga de trabajo y la minimización de los riesgos de error y los riesgos laborales en el puesto de trabajo.

 

Antecedentes de la automatización industrial

Desde la antigüedad la humanidad ha buscado mejorar la producción en sus fábricas. Aunque suene a algo presente o futuro, desde la noche de los tiempos los hombres y las mujeres han aplicado la tecnología para fabricar herramientas, productos o utensilios.

Los primeros precedentes de la automatización industrial se encuentran en la Edad Antigua

Las primeras civilizaciones en las que encontramos antecedentes de la automatización industrial son Grecia, Roma y Egipto. No existía la automatización con ordenadores y máquinas electrónicas, obviamente, pero estas sociedades utilizaron objetos mecánicos que imitaban movimientos humanos para la construcción de figuras de las deidades. 

Tenemos antecedentes más modernos, nunca mejor dicho, en el siglo XVIII. La automatización, como la entendemos hoy en día, tiene un antes y un después con la creación de la máquina de vapor de James Watt.  En los finales de la Edad Moderna se vivieron dos momentos claves que explican la expansión de la industria:

  • Máquina de vapor (1775): este invento permitió automatizar varios procesos gracias a la transformación de energía térmica del agua en energía mecánica.
  • Máquina de doble efecto (1784): con sus dos estructuras autómatas, el distribuidor de vapor y el regulador de bolas, que estaban plenamente automatizadas.

 

Historia de la automatización industrial

Después de la máquina de vapor, con la Segunda Revolución Industrial y la expansión económica y de la industrialización, nace la automatización industrial tal y como la entendemos hoy en día.

La automatización permitió simplificar las tareas y dividir el trabajo de una manera más eficiente, al delegar en las máquinas funciones que hasta ese momento realizaban los trabajadores.

Con la automatización industrial las máquinas empezaron a realizar labores que antes eran exclusivas de los operarios

La industria automovilística aplicó los sistemas en cadena desde los años 20 del pasado siglo XX, lo que causó el boom del sector y el parque móvil a lo largo de las siguientes décadas porque permitió mejorar la producción, reducir los tiempos, ahorrar en costes y mejorar el método de trabajo.

 

Automatización y control industrial

Gracias al control de la automatización industrial la industria 4.0 consigue un rendimiento mucho mayor que las industrias manuales y tradicionales en diferentes niveles:

  • Aumento de la precisión
  • Superioridad de la potencia
  • Mejora de la velocidad
  • Mayores velocidades
  • Funcionamiento seguro

Además, el control de la automatización industrial nos permite detectar muchas variables a un mismo tiempo, como pueden ser:

  • Temperatura
  • Caudal
  • Presión
  • Distancia
  • Niveles de líquido

Los sistemas informáticos, softwares y ordenadores permiten controlar todas estas variables a un tiempo, monitoreando la producción. Los componentes especiales de hardware, que están posibilitando esta cuarta revolución industrial se desarrollan por diferentes empresas especializadas, entre las que podemos enumerar a: Siemens, ABB, Emerson Process Management, Rockwell automation, Schneider Electric y Omron automation.

 

Tipos de sistemas de automatización industrial

Las diferentes industrias tienen distintas necesidades de producción y distribución, lo que explica que existan diversos tipos de automatización industrial. En función del objetivo de las sociedades en el momento de fabricación podemos enumerar:

  • Automatización fija: en las industrias que tienen grandes volúmenes de producción se utiliza esta herramienta para realizar con éxito una tarea concreta, reduciendo los costes y ejecutando con seguridad la acción. 
  • Automatización programable: esta permite usar diferentes máquinas y configurarlas de distintas maneras, según especifica el programador, en función de las necesidades de producción de la empresa. Se utiliza cuándo los volúmenes de producción son bajos e incluyen diferentes tipos de objetos.
  • Automatización flexible: esta es una opción que aporta muchos beneficios porque permite aprovechar todas las ventajas de la automatización programable y la automatización fija. No consigue una producción tan elevada como la automatización fija, pero por contrapartida sí que posibilita los reajustes en la línea de producción.

 

¡Empieza un Máster en Mantenimiento Industrial!

¿Quieres ser una pieza clave en la consolidación de la industria 4.0? Con una formación especializada puedes ser la persona encargada de controlar las máquinas.

El Máster en Mantenimiento Industrial 4.0 te permite dominar el software que utilizan las empresas para controlar la automatización industrial. A lo largo de los módulos formativos vas a tener acceso al temario más completo ¿Quieres descargarlo? Entonces ponte en contacto con Mint:

¡Prepárate para tener acceso a multitud de ofertas laborales en Lean Manufacturing, IA y robótica!