La búsqueda de edificios energéticamente más eficientes está en el punto de mira de las administraciones. Para cumplir con sus exigencias es de obligada consulta el Código Técnico de la Edificación (CTE), un texto avalado por el Ministerio de Fomento con las pautas a seguir conforme a la Ley 38/1999. Una de sus directrices es aplicar los conocimientos sobre energías renovables para cubrir parte de la demanda eléctrica de las estructuras. ¿Y cómo se calcula esta contribución? A través de softwares como el CHEQ4. ¡Descúbrelo!

¿Qué es CHEQ4?

CHEQ4 es un programa informático de libre descarga que puede facilitarte mucho la vida a la hora de moverte en el sector de las energías renovables. Se trata de un software desarrollado por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE) y la Asociación Solar de la Industria Térmica (ASIT), que permite acatar el apartado DB HE4 del CTE

Esta sección se refiere a la contribución solar mínima en la producción de agua caliente sanitaria (ACS) y la climatización de las piscinas. A través de ella, resulta posible comprobar que una instalación solar térmica aporta la energía suficiente establecida por la normativa española. 

Además, el CHEQ4 proporciona toda una serie de facilidades extra a nivel de funcionalidad, y genera un certificado que verifica si se cumple con los requisitos.

¿Cómo funciona CHEQ4?

La contribución solar mínima no es única. Depende de una serie de factores, como la demanda de ACS o las condiciones climáticas de la zona en cuestión. Esta clase de elementos es la que tiene en cuenta CHEQ4 para calcular si una instalación “aprueba”. Por ello, lo primero que nos pedirá el software será indicar la provincia y el municipio, con lo que calculará la exigencia energética por año.

Seguidamente, habrá que escoger el tipo de instalación solar, a elegir entre sistema prefabricado, centralizado, con interacumulador, con apoyo distribuido, con intercambiador independiente o con acumulación distribuida. También se contemplan los equipos con intercambiador y piscina cubierta, y aquellos que funcionan con intercambio distribuido. 

El CHEQ4 adapta sus cálculos al tipo de vivienda y al sistema de instalación solar del que se trate

Se especifica la finalidad del espacio, su número de usuarios y se define la demanda de agua por días. Para determinar la contribución solar, es necesario concretar datos relativos a los paneles, como la marca del fabricante.

A partir de toda esta información, CHEQ4 hace sus cálculos y devuelve un informe en el que se puede comprobar si la instalación cumple con los criterios energéticos. El software se ha actualizado recientemente, por lo que ya se encuentra adaptado a las últimas modificaciones introducidas en el CTE.

Más que un medidor: Los usos de CHEQ4

El principal uso de CHEQ4 es la medición de la contribución solar mínima al ACS y la climatización de las piscinas. La acreditación que genera es totalmente válida para certificar que se cumple con la normativa, aunque no es obligatorio verificar este cumplimiento usando específicamente este programa.

No obstante, las razones para utilizarlo son muchas. El CHEQ4 no solo determina si una instalación se ajusta al CTE, sino que proporciona información muy útil sobre las instalaciones, como, por ejemplo:

  • Fracción solar: La energía que genera la instalación solar cada año entre la que se demanda en el mismo periodo de tiempo.
  • Demanda energética bruta: Energía usada anualmente sin contabilizar la que se pierde en acumulaciones y distribuciones.
  • Demanda energética neta: Energía utilizada anualmente teniendo en cuenta la que se pierde.
  • Cantidad de emisiones que se evitan gracias al uso de las energías renovables.
  • KW proporcionados por el sistema auxiliar.

Al mismo tiempo, el CHEQ4 puede servir de espacio de contacto y documentación. Los fabricantes tienen la posibilidad de añadir sus equipos a la base de datos del programa, y los usuarios pueden despejar sus interrogantes contactando con el IDAE. 

El captador solar en CHEQ4: Encuentra el tuyo

Como hemos visto, emplear el CHEQ4 conlleva introducir una serie de datos básicos sobre la instalación a analizar. Muchos de los sistemas pueden localizarse fácilmente en la base de datos del programa, pero algunos estarán inevitablemente ausentes. 

Esto sucede porque son los propios fabricantes los que cargan la documentación de sus equipos en el software. Lo mejor es mantener actualizada esta carpeta informativa asegurándose de tener siempre la última versión del CHEQ4, ya sea descargándola desde el IDAE o a través del apartado “Actualizar bases de datos”.

Metodología de cálculo de CHEQ4

El CHEQ4 hace números utilizando la metodología MetaSol, que cuenta con varias ventajas frente a otro sistema muy popular, el F-Chart. Este último es fácilmente aplicable, pero cuenta con una serie de lagunas que lo hacen mucho menos preciso a la hora de calcular la contribución solar mínima.

El CHEQ4 determina la contribución solar mínima de una forma más exacta que el método F-Chart

Por ejemplo, no tiene en cuenta las pérdidas de energía ni el sistema de distribución. El método MetaSol es más preciso en ese sentido. Contempla distintos tipos de equipamientos solares, e incluye más climas y un mayor número de simulaciones adaptadas a las condiciones del sector español.

Escuela de futuro: Apoya la eficiencia energética

La creciente concienciación medioambiental y la lucha contra el cambio climático permiten hacer previsiones bastante fundamentadas sobre el futuro de las energías renovables. Todo apunta a que las distintas normativas seguirán el camino del CTE, y se normalizará la inclusión de estos sistemas de aprovechamiento en las edificaciones para reducir su dependencia de otras fuentes de combustible.

Con el Máster en Energías Renovables de MINT, dispondrás de los conocimientos para lograr que los recursos limpios sean clave en la alimentación de fábricas y viviendas. Aprenderás a manejar softwares como el CHEQ4, y te formarás acompañado por los mejores especialistas. ¡Infórmate!