Si no sabes qué es la energía solar pasiva estás en el lugar adecuado para descubrirlo. En Mint te explicamos la diferencia entre la energía solar activa y pasiva. Además, vamos a ver ejemplos de diferentes tipos de energía solar pasiva: ¡empezamos!

A pesar de ser una completa desconocida para gran parte de la población, sus posibilidades de esta energía renovable son muy atractivas, ya que posibilita el ahorro energético y económico, por ejemplo, en la factura de la luz.

Si quieres aprovechar directamente la energía del sol necesitas una formación especializada, como el Curso de Especialización en Energía Solar. Infórmate ahora para unirte al progreso del sector energético y trabajar en estos tiempos de cambio constante.

Energía solar pasiva

Vamos a ver qué es la energía solar pasiva: la que aprovecha directamente la energía solar sin necesidad de transformarla. 

En consecuencia, no necesita ningún dispositivo electrónico o tecnológico para aprovechar los rayos del sol. La acumulación de energía se produce de forma natural.

La energía solar pasiva consume los rayos de sol sin necesidad de almacenarla o transformarla

Las viviendas que utilizan la energía solar pasiva pueden ahorrar hasta un 70% de energía. Para aprovecharla se puede empezar una vivienda desde cero, comenzando por los planos del diseño arquitectónico, pero también se pueden modificar con reformas inmuebles existentes. En este caso los costes serán más elevados.

Diferencia entre energía solar activa y pasiva

La energía solar activa transforma la energía de los rayos del sol. Según el procedimiento que sigue la podemos dividirla en dos tipos:

  • Energía solar fotovoltaica: utiliza los conocidos paneles fotovoltaicos para transformar la luz del sol en energía eléctrica.
  • Energía solar térmica: en este caso se emplean paneles solares térmicos que transforman la radiación solar en energía calorífica.

La principal diferencia es que en las energías solares activas se transforma la energía mediante paneles fotovoltaicos o paneles solares

Sin embargo, en la energía solar pasiva las técnicas utilizadas nos permiten aprovechar directamente la energía solar, sin necesidad de procesos de transformación. En lugar de placas solares, la radiación se capta por los elementos que forman la estructura arquitectónica.

La principal técnica que se utiliza para conseguir energía solar pasiva es el diseño y la construcción de edificios. La correcta utilización de los elementos constructivos, como techos, paredes o ventanas, permiten optimizar el ahorro energético de la vivienda.

Energía solar pasiva: ventajas y desventajas

Son muchas las ventajas de la energía solar pasiva, entre las que podemos enumerar:

  • No tiene impacto en el medio ambiente, es amable con el entorno y respetuosa con la naturaleza.
  • No emite gases de efecto invernadero, evitando la aceleración del proceso de cambio climático.
  • No hay que realizar inversiones en tecnología: se utiliza de forma libre los rayos del sol, sin necesidad de dispositivos para facilitar su consumo.
  • No necesita mantenimiento, por lo que es un importante ahorro de costes. No hay que arreglar equipos ni depender de empresas o agentes externos.
  • Es gratuita, una diferencia importante frente a otras fuentes de energía, que tienen un coste económico alto.
  • El sol es una fuente de energía inagotable: en España las horas de luz solar anuales ascienden hasta las 2.500 horas, aproximadamente.
  • Es una fuente renovable que permite el autoabastecimiento energético de la vivienda.
  • Añade valor económico a la vivienda. El diseño de estos inmuebles permite combinar esta energía con otras fuentes de energía.

Ahora que ya conoces los beneficios de esta fuente, podemos hablar de la desventaja de la energía solar pasiva. Si el edificio o la vivienda no se han construido aprovechando los rayos del sol, la inversión a realizar para optimizar la vivienda es muy elevada.

Otra desventaja a tener en cuenta es que la energía solar pasiva depende de diferentes factores:

  • Condiciones climáticas de la región.
  • Horas de radiación solar de la provincia o el país.
  • Temperaturas de las diferentes estaciones.

Por esta razón se deben tener muy en cuenta las características climáticas de la zona antes de empezar a construir una vivienda, solo así podemos sacar el máximo partido a los rayos del sol.

Aprovechamiento pasivo de la energía solar

Para aprovechar al máximo la energía solar se necesita que la vivienda tenga una serie de características:

  • Ubicación de las ventanas y acristalamiento: el vidrio permite recoger la radiación solar, facilitando mantener el interior de la casa caliente. Las ventanas tienen que tener el tamaño adecuado y estar orientadas al sur con una inclinación de 30 grados, aproximadamente.
  • Aislamiento térmico: esto permite mantener la vivienda caliente, evitando la pérdida de energía solar en invierno, pero en verano facilita que la casa esté fresca. Este aislamiento térmico se consigue utilizando los materiales adecuados en la construcción, que varían en función de la región y el clima. Un mal aislamiento puede significar la pérdida de hasta un 30% de energía.
  • Sombras: las sombras pueden ser un problema en invierno, pero beneficiosas en verano, así que debemos tener en cuenta la climatología de la zona. En regiones frías o templadas es mejor no contar con vegetación o árboles en las inmediaciones de nuestra casa, a diferencia de climas cálidos.

Ejemplos de energía solar pasiva

Algunos ejemplos de utilización de la energía solar pasiva en una casa son:

  • Iluminación
  • Calefacción: utilizando radiadores o suelos radiantes
  • Agua caliente: se calienta el agua, que puede ser aprovechada en piscinas o para uso doméstico.
  • Refrigeración
  • Desalinización
  • Secaderos
  • Hornos solares
  • Cocinas y chimeneas solares

Para conseguir alguno de los ejemplos de energía solar pasiva anteriormente citados, la vivienda tiene que estar orientada al sol para aprovechar su energía.

Además, en la construcción es recomendable utilizar paredes gruesas y bien aisladas. Esto permite conservar el calor en invierno y mantener frescos los interiores en verano: ¡Esto nos facilita el aprovechamiento pasivo de la energía solar!

¡Fórmate para aprovechar los beneficios de la energía solar!

Con el Curso de Especialización en Energía Solar de Mint vas a tener acceso al programa formativo que necesitas para conseguir todos los beneficios que nos ofrece esta fuente renovable.

La modalidad online te permite avanzar a tu propio ritmo a lo largo de las 500 horas de estudio. Además, vas a poder realizar hasta 300 horas de prácticas en las principales empresas del sector energético. La energía solar está en expansión, aprovecha las oportunidades laborales que ofrecen las compañías energéticas:

¡Conviértete en un especialista de las energías renovables!