Los molinos de viento pueden encontrarse más allá de tierra firme. Es la conocida como energía eólica offshore, una de las fuentes renovables con mejor pronóstico de crecimiento de cara a los próximos años.

En la actualidad, existen más de 160 plantas activas en todo el mundo, y se prevé que su número siga incrementándose y generando trabajo para una gran cantidad de profesionales. Con el Curso de Especialización en Energía Eólica, en MINT te damos las herramientas para hacer carrera en esta revolución verde. ¡Conócela y descubre las claves de su funcionamiento!

¿En qué consiste la energía eólica «offshore»?

Las aguas son un buen recurso para obtener energía maremotriz, pero también de otra clase. Y es que de ellas se puede aprovechar el viento, que en los mares se concentra en forma de fuertes corrientes.

Para transformarlas en electricidad, se emplean aerogeneradores, tal y como se hace en las zonas ventosas de tierra firme. De hecho, la definición de un parque eólico offshore es la misma que la de uno clásico u onshore: la diferencia está en el lugar en el que se instala y en que los materiales con los que se construye el molino eólico deben ser mucho más resistentes para aguantar los embistes y la corrosión marítima.

Por norma general, los aerogeneradores se sitúan en aguas de no más de 60 metros de profundidad. Se eligen áreas tranquilas, que no se utilicen para el transporte y que minimicen el impacto en la flora y la fauna.

Los parques eólicos se instalan en masas de agua por las que no pasen rutas de transporte

Antes de construirlos, se realizan minuciosos análisis para medir esta huella en el medio, igual que cuando se propone un parque eólico terrestre. La logística es un poco más curiosa (al fin y al cabo, hablamos de colocar estructuras en el mar), pero merece la pena.

Tipos de parques eólicos «offshore»

Las formas en las que el ser humano explota la fuerza del viento son variadas. Hay muchas clases de instalaciones diferentes, e incluso subtipos dentro de algunas.

Es lo que ocurre con la energía eólica offshore, que puede ser tanto de cimentación fija como flotante. La primera se asienta en el lecho marino, a las profundidades que hemos señalado. Pero, ¿qué ocurre con los mares más hondos? ¿se desaprovechan? No, de ellos se extrae la energía eólica offshore flotante, la electricidad procedente de aerogeneradores que, en vez de apoyarse en el fondo… ¡se mantienen sobre la superficie!

Los molinos de la eólica offshore flotante no necesitan apoyarse en el lecho marino

¿Y cómo se logra esto? Pues usando ingeniosamente los principios de la física y valiéndose de un sistema de anclajes. Los aerogeneradores se asientan sobre una plataforma resistente como el acero y se conectan al fondo marino mediante cables o cadenas. El impulso vertical del agua hace el resto y permite que estas peculiares fábricas de electricidad existan.

Eólica «offshore» cimentada y flotante: ¿cuáles son las diferencias?

Además de su punto de apoyo y de la profundidad a la que pueden situarse— los parques flotantes llegan hasta los 300 metros—, ¿hay más diferencias entre estos dos tipos de eólica offshore?

Lo cierto es que sí. Para empezar, los aerogeneradores sin cimentación fija tienen un mayor rendimiento, precisamente porque se instalan en zonas más hondas y ventosas. Pero la ventaja más interesante es de corte logístico y tiene que ver con su puesta en marcha.

La instalación de la eólica offshore es más sencilla, y produce un mayor volumen de electricidad

Y es que las partes de los molinos flotantes se ensamblan en tierra y se trasladan posteriormente mediante remolcadores. Son barcos más asequibles que los empleados para los parques fijos, que requieren que la instalación se haga en el mar a través de transportes caros y poco frecuentes.

Eólica «offshore»: funcionamiento de los aerogeneradores marinos

El funcionamiento de los aerogeneradores marinos es prácticamente el mismo que el de los terrestres, aunque con un pequeño cambio. Ambos usan las aspas y las turbinas eólicas offshore para transformar la energía cinética del viento en mecánica y, posteriormente, en electricidad al hacer rotar los ejes, pero la que se recoge en el agua tiene un circuito más extenso.

La energía eólica onshore se almacena en subestaciones mediante una red eléctrica subterránea. Las torres eólicas offshore se conectan primero con cables a una central submarina, de la que la electricidad viaja a la mencionada subestación terrestre.

Ventajas de instalar parques eólicos en el mar

De primeras, instalar molinos de viento en el agua puede parecer bastante más complejo que hacerlo en tierra firme. Sin embargo, esto no sucede exactamente así.

Además, un parque eólico offshore tiene muchos beneficios respecto a uno onshore. Algunos resultan evidentes, pero otros no lo son tanto. ¡Sigue leyendo para descubrirlos!

Energía limpia

La principal ventaja de la eólica offshore es sin duda su limpieza. Como todas las fuentes renovables, esta energía respeta el medio ambiente, no contamina ni se agota y puede encontrarse en abundancia a lo largo y ancho del mundo.

Menor impacto

Lo que caracteriza a esta electricidad es que se obtiene en áreas marinas. En consecuencia, las molestias visuales o acústicas de los aerogeneradores disminuyen, porque los parques se encuentran mucho más alejados de las zonas pobladas.

Alta eficacia

En el mar, las corrientes se mueven sin ningún obstáculo que las entorpezca. Es decir, que hay más viento para mover las aspas de los aerogeneradores.

Por eso la eólica offshore es más rentable que la terrestre. Pueden instalarse molinos de hasta 15MW, frente a los 5MW de los aerogeneradores onshore.

Facilidad de transporte

En algunos aspectos, el desarrollo de parques eólicos offshore es más simple. ¿Por qué? Porque no hay que sortear desniveles ni circular por carreteras para llevar los molinos de viento al lugar escogido.

Eso es precisamente lo que permite que se usen aerogeneradores voluminosos en estas instalaciones. Como hay menos obstáculos, puede apostarse por ellos y conseguir más potencia energética.

El futuro es verde: ¡aprovéchalo!

La energía eolica offshore de España cuenta con previsiones prometedoras. Al ser una península, dispone de acceso privilegiado a una gran cantidad de reservas de agua, y goza, además, de corrientes de aire regulares.

A nivel mundial, hay más de 33GW instalados de este tipo de combustible limpio, que se espera aumentar al menos en 200 de cara a 2030. Estos números se convertirán próximamente en puestos laborales, a los que podrás optar realizando el Curso de Especialización en Energía Eólica de nuestra academia.

Soplan vientos de cambio… ¡únete a ellos!