La sociedad cambia. La industria también. El 4.0 aplicado a las empresas ha llegado a nuestras vidas con intención de quedarse… ¡hasta que llegue el 5.0! Por ello, es hora de irse acostumbrando a las revoluciones. Lo dice la propia Alma Mallo, docente del Máster de Industria 4.0, que considera el nuevo paradigma “una revolución industrial donde tienen una especial relevancia los avances tecnológicos”.

Inteligencia Artificial (IA), robótica, Internet de las Cosas (IoT)… Son lenguajes relativamente nuevos que tiran por tierra gran parte de los procesos que marcaban el día a día de cualquier empresa. Ahora “todo está integrado”.

“Los trabajos han ido cambiando, evolucionando, de manera que aquellos más repetitivos, que al final perjudican la salud de quien los hace, serán realizados en la mayoría de los casos por robots”, subraya Mallo. La robotización de los procesos es el camino pero esa actualización no es algo a lo que temer.

La docente de la Universidad de A Coruña (UDC) y de MINT opina que “van a desaparecer” algunos trabajos pero se crearán otros puestos acorde a las necesidades de mantenimiento y fabricación de los fichajes robóticos de las compañías y se alcanzará una mayor “optimización de los procesos”.

IA: La inteligencia del futuro

¿Cómo ve el futuro? “La industria seguirá en la dirección de automatizar los procesos que requieren tareas repetitivas”, destaca. También te avanza, como apasionado o interesado en la industria 4.0, que prevé un “mayor protagonismo de las técnicas de IA y visión por computador” apoyado en los históricos de datos recabados en analógico o en fases tecnológicas previas.

 

Alma Mallo: distintas miradas

Mallo centra su papel en MINT en la docencia de Industria 4.0, pero sus intereses dentro de un campo tan amplio son múltiples: le apasiona desde el desarrollo de software hasta la programación. También disfruta cuando la digitalización se queda en la oficina y puede conocer de cerca los negocios, las personas que los forman y cómo están afrontando este reenfoque hacia el futuro. De hecho, guarda con especial cariño cuando descubrió el ‘cómo se hace’ del sellado de tuberías.

La profesora del campus universitario de Ferrol, especializada en los grados de Ingeniería Mecánica y Tecnologías Industriales y los másteres de Informática Industrial y Robótica, no se focaliza solo en la docencia. “Me gustaría poder ayudar y tener la oportunidad de tener relación con sus vidas, con su futuro”, reflexiona. Deja ver algunas claves de su tarea como investigadora y de su pasión por el dejar huella en los estudiantes.

 

La experiencia multidisciplinar de nuestra profesora hace que aporte más y más a sus alumnos, pues ahora trabaja en un software para aplicar la IA a la formación: en analizar las necesidades de cada alumno, ofrecerle los materiales complementarios que necesite, tener una atención personalizada para ser parte activa durante su estudio… ¿Quién sabe si en el futuro te ayudará en tus avances académicos a través de una app? Para ella, como para ti… ¡Tu evolución es el objetivo!