No es un secreto que las energías verdes están creciendo ante la crisis climática que estamos viviendo, pero hoy vamos a explicar por qué el CO2 disminuye con la energía eólica. Esta es la fuente limpia que se plantea como la alternativa más realista por su eficiencia.

Si quieres sumarte a esta transformación energética, y no desconectarte de este proceso histórico, no puedes formarte en solitario. Son necesarios unos estudios en un centro especializado, como Mint: ¡matricúlate en el Curso de Especialización en Energía Eólica!

Emisiones de CO2 por kWh producido de energia eolica

Estudios especializados demuestran que la energía eólica reduce las emisiones de CO2 a la atmósfera. Aprovechando la fuerza del viento, aunque esta no siempre sea uniforme, podemos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Esta energía es la que tiene más potencial para combatir el cambio climático que sufre nuestro planeta. El uso de la energía eólica permite reducir la emisión de 26 millones de toneladas de C02 en nuestro país anualmente.

A nivel de las últimas décadas, en el período 2000-2018, la expansión de la energía eólica en España permitió evitar la emisión de 353 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera: ¡tan solo en los años 2017 y 2018 se evitaron 51 toneladas de dióxido de carbono!

La energía eólica es la energía más limpia, lo que supone decir que con la energía eólica conseguimos una emisión de CO2 entre 5 o 10 veces menos que con otras fuentes renovables, como la biomasa.

Frente a las energías convencionales esta reducción de emisiones de C02 es gigantesca, con unas cifras que explican que cada año sea mayor la penetración de la energía eólica en España:

  • Energía térmica: supone una reducción que alcanza un 80% del CO2 que emite cada MWh térmico desplazado, por lo que con cada megavatio hora (MWh) eólica introducido en la red eléctrica evitamos prácticamente todo el CO2.
  • Carbón: un parque eólico emite entre unas 100 y 200 veces menos C02 que una central de carbón convencional.
  • Gas Natural: una instalación eólica potente emite entre 50 y 100 veces menos que una central de gas natural.

Como podemos ver en el listado anterior, las emisiones de C02 por kWh producido de energía eólica es insignificantes en comparación con el resto de energías.

En conclusión, la huella ecológica de CO2 por KWh producido en un parque eólico es ínfima. Los datos muestran una variable que oscila entre los 5 y 10 gCO2e.

 

¿Afectan los parques eólicos al clima?

La construcción y el mantenimiento de un parque eólico, terrestre o marino, afecta al clima porque la huella de esta energía renovable no es cero, pero lo hace mucho menos que las centrales nucleares, centrales de carbón o térmicas, entre 100 o 200 veces menos.

En el caso de los parques eólicos, los marinos son los que más CO2 generan, pero es lógico, ya que el parque marino necesita de una obra más importante para su correcto funcionamiento.

Según datos de Siemens, en base a estudios realizados con diferentes tipos de molinos eólicos, esta es la huella de carbono de los parques eólicos sobre el clima:

  • Parque eólico marino: entre 7 y 10 gCO2e/kWh
  • Parque eólico terrestre: entre 4 y 5 gCO2e/kWh

Sin embargo, los parques eólicos terrestres y marinos tienen un impacto mucho menor sobre el clima que el resto de energías, como podemos comprobar si comparamos las cifras de otras fuentes:

  • Biomasa de baja intensidad: alrededor de 93 gCO2eq/kWh
  • Gasificación de astillas de madera de alta intensidad: 25 gCO2eq/kWh
  • Central de carbón convencional: tiene una huella de carbono de 1.000 gCO2eq/kWh
  • Central de gas natural: produce sobre 500 gCO2eq/kWh

En conclusión, el impacto de los parques eólicos sobre el clima es ínfimo en comparación con las centrales de energías convencionales.

 

¿Se genera CO2 en la mantención de energía eólica?

Si, la construcción y el mantenimiento de los parques eólicos generan CO2.  Las diferentes etapas de la vida de las instalaciones eólicas conllevan una inevitable emisión de gases a la atmósfera.

Para conseguir energía eólica se necesita:

  • Extraer y procesar materias primas, que luego se necesitan durante la fabricación de los molinos o los materiales auxiliares para construir el parque eólico.
  • Fabricación de las partes del molino. En esta etapa se utiliza maquinaria y materiales pesados como acero y cemento, que son imprescindibles para la construcción.
  • La construcción de los parques eólicos en los que se instalan los molinos de viento con los aerogeneradores.
  • Desmantelamiento y gestión de los residuos que se generan al final de la vida útil de los molinos.

En conclusión, la construcción, el mantenimiento y el desmantelamiento de un parque eólico conllevan la emisión de CO2 a la atmósfera. De estos procesos, la mayor emisión se produce durante la extracción y el procesado de los materiales que se utilizan para fabricar los molinos y construir los parques.

 

¡Fórmate para ayudar a producir menos emisiones de CO2!

El sector está en expansión porque cada vez más gobiernos a nivel mundial y empresas en  todo el globo apuestan por la energía eólica. Si quieres ser uno de los 1,2 millones de trabajadores que se emplean en esta alternativa a las energías contaminantes solo tienes que matricularte en Mint.

El Curso de Especialización en Energía Eólica te permite subirte a una tendencia imparable, una energía que experimenta un aumento interanual del 36%.

Con estas previsiones, ¿a qué estás esperando para matricularte en el curso?

Tenemos el programa que necesitas para trabajar en las instalaciones eólicas, en el que aprenderás:

  • El funcionamiento de los aerogeneradores
  • La viabilidad de los aerogeneradores
  • El diseño de los parques eólicos
  • La energía minieólica

Además, el curso incluye los softwares que se utilizan en el sector y un programa de prácticas de hasta 300 horas de duración en las empresas punteras. ¡Demuestra lo que vales como profesional poniendo toda tu energía en las prácticas!