Ser previsor suele dar mejores resultados que no anticiparse. La oración sirve para el día a día, pero cobra una importancia especial si hablamos de las fábricas. Su conservación es crucial para evitar paradas en los procesos productivos, con los grandes costes que esto conlleva. Actualmente, las empresas realizan distintos tipos de mantenimiento industrial para garantizar la puesta a punto, pero la Industria 4.0 ha llevado los cuidados a una nueva fase.

Con la digitalización de las instalaciones, las compañías de este movimiento pueden basarse en datos, y usar a los especialistas en su manejo para anticiparse a los problemas. Parece el futuro, pero es algo muy cercano. ¡Descubre todo lo que implica!

 

El mantenimiento inteligente en la Industria 4.0

La Industria 4.0 surge del uso de las nuevas tecnologías en los espacios de producción. Se trata de la cuarta revolución de las fábricas, y abarca herramientas como la Inteligencia Artificial, la automatización o el uso del almacenamiento en la nube. 

Estos recursos proporcionan datos que orientan las decisiones estratégicas de las firmas, permiten calcular el stock o los cambios con los que conseguir ciclos más efectivos. Pero también abren la puerta a la conservación inteligente de las máquinas, conocida como Gestión de Mantenimiento Asistido por Ordenador (GMAO).

La Gestión de Mantenimiento Asistido por Ordenador es una base de datos con la que controlar el desarrollo de las reparaciones

¿Y en qué consiste? En una base de datos. En ella se almacena información relevante para aplicar los tipos de mantenimiento industrial que se quieran desarrollar, con las cifras más actuales e incluso análisis específicos. Pueden planificarse las reparaciones, controlarlas y transmitir los datos entre sistemas. Por ejemplo, es posible poner en contacto a los fabricantes con los técnicos de la compañía para facilitar cualquier actuación. 

Otro de los recursos que emplea la GMAO son los sensores conectados a la maquinaria. La información que revela se puede emplear para predecir averías. Esto, combinado con los demás tipos de mantenimiento industrial, pretende blindar las fábricas ante cualquier problema productivo. De esta forma, se mejora la seguridad y se esquivan gastos inesperados y atrasos en los envíos.

 

Tipos de mantenimiento industrial: De la reacción a la adivinación

Imagina que vas a cometer un error. Nadie suele equivocarse a propósito, así que lo normal es que no sepas que has fallado hasta que ya es tarde. Ahora, imagina que puedes evitarlo. No hablamos de viajar en el tiempo, sino de predecir lo que va a pasar y actuar para que nunca suceda. 

Este superpoder por el que muchos matarían es lo que puede hacer hoy la Industria 4.0. Su digitalización es un apoyo para todos los tipos de mantenimiento industrial, pero camina de forma decidida hacia el predictivo. ¡Conoce en qué consisten!

Mantenimiento preventivo, el rey de la cautela

Prevenir no es adivinar, pero sí anticiparse. Dentro de los tipos de mantenimiento industrial, se refiere a las actuaciones periódicas que se realizan en la maquinaria para garantizar su seguridad y detectar posibles fallos. 

Cabe aclarar que no se sabe si estos errores existen realmente y, de hecho, no responde a un funcionamiento anormal de los sistemas. Son inspecciones planeadas, dirigidas a evitar males mayores en el futuro.

Mantenimiento correctivo: Cuando llega el desastre

Otro de los tipos de mantenimiento industrial es el correctivo. En este caso, no hay previsión, sino simple respuesta a las averías

En el momento en el que se produce un fallo, el equipo técnico acude para solucionarlo en el menor tiempo posible. Incluso con un buen plan de conservación, en ocasiones estos accidentes son inevitables, pero prescindir de los demás tipos de mantenimiento industrial y limitarse a este ocasionará numerosas pérdidas para las empresas.

Una variante de esta clase de intervenciones es el mantenimiento correctivo planificado. Consiste en actuar después de haber localizado un error o un posible riesgo, por ejemplo, mediante las revisiones periódicas.

Mantenimiento predictivo, la bola de cristal

El culmen de los procesos de conservación de la maquinaria es el mantenimiento predictivo. Y la Industria 4.0 es clave para llevarlo a cabo. ¿Por qué? Porque se basa en cifras. Las fábricas que lo emplean recopilan datos de funcionamiento del equipo en tiempo real y de forma constante, para anticiparse a cualquier anomalía que pueda producirse. 

Las empresas determinan en primer lugar los parámetros normales en los que se mueven las máquinas. A partir de ahí, se realiza una vigilancia de su funcionamiento, para verificar que se mantiene en esa horquilla. 

Alguno de los aspectos que se miden son la temperatura o la cantidad de energía que los equipos consumen. De este modo, las reparaciones se realizan justo antes de que se vaya a producir el fallo. Las compañías ahorran tiempo y dinero, ya que se evitan paradas y desmontajes, y no hay sorpresas.

 

Métodos del mantenimiento predictivo

Entre todos los tipos de mantenimiento industrial, sin duda el predictivo es el que precisa a un equipo más especializado. Los trabajadores deben tener nociones de informática, programación y estadística para manejar los datos numéricos y llevar a cabo de forma eficaz sus tareas de supervisión.

A la hora de realizarlas, pueden emplearse distintos tipos de técnicas. Estas son algunas de las más habituales en la Industria 4.0:

  • Infrarrojos: Esta tecnología se utiliza para localizar áreas en las que se concentre un gran volumen de calor. También suele medirse la temperatura para detectar fallos de funcionamiento.
  • Medición de las vibraciones: Unos resultados anormales en este parámetro pueden significar daños en los engranajes, las poleas o las bombas.
  • Rayos X: Al igual que en los seres humanos, las radiografías permiten echar un vistazo dentro de la maquinaria para averiguar si su sistema presenta algún fallo o desgaste.
  • Magnetización: Una pequeña grieta puede agrandarse y convertirse en un problema mucho mayor, como una fuga o una rotura. Magnetizando el área se pueden localizar para repararlas antes de que se produzca la avería.

 

Escuela de futuro: ¡Actualiza tu perfil!

Desde la llegada del 4.0, los tipos de mantenimiento industrial se encuentran en plena evolución. Los datos jugarán un papel cada vez más determinante en la salud de las instalaciones, y los profesionales que trabajen en ellas deberán estar a la altura de los nuevos encargos que reciban.

El Máster en Mantenimiento Industrial 4.0 de MINT te proporcionará los conocimientos de automatización, GMAO y Lean Manufacturing que necesitarás en esta nueva etapa de las fábricas. Conocerás los softwares más utilizados entre las empresas, y disfrutarás de hasta 300 horas de formación práctica en el sector. ¡Invierte en tu futuro!